El láser fraccionado de CO2 como tratamiento del SGM

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on telegram
Share on email

El síndrome genitourinario de la menopausia (SGM) es un concepto de reciente adopción.

Fue introducido en el 2014 por la International Society for the Study of Women´s Sexual Health (ISSWSH) y la North American Menopause Society (NAMS) con el objetivo de integrar la gran variedad de síntomas asociados a los progresivos cambios vulvovaginales que afectan también al tracto urinario inferior (vejiga, uretra).

También te puede interesar: La radiofrecuencia en el tratamiento de la laxitud vaginal

A diferencia de los síntomas vasomotores que mejoran o desaparecen con el paso del tiempo, la clínica del SGM es insidiosa y con afectación progresiva a partir de la aparición de la menopausia.

Las molestias más frecuentes son la sequedad vaginal, prurito, ardor, disuria y dispareunia, asociadas con frecuencia a problemas cutáneos en los genitales externos. Como consecuencia, la calidad de vida se ve afectada en un 30-50% en este grupo poblacional.

Según un estudio de VIVA (Vaginal Health: Insight, Views and Attitudes), el 50% de las mujeres postmenopáusicas presentaban síntomas de intensidad variable, pero solo un 25% de ellas solicitaron asistencia médica.

Uso del láser fraccionado de CO2 como tratamiento del SGM

El láser fraccionado de CO2 es ampliamente aceptado en la medicina actual, especialmente en dermatología y cirugía plástica.

Su uso como tratamiento de la sintomatología en mujeres con SGM, ha sido ampliamente analizado en la literatura durante los últimos años, demostrando su eficacia y efectividad incluso en estudios cada vez más a largo plazo.

El efecto térmico del láser activa las Heat Shock Proteins (HSP) que estimulan a los fibroblastos (células clave), que producirán colágeno maduro y nuevas fibras elásticas, incrementando la angiogénesis, el flujo vascular, así como la permeabilidad, grosor y trofismo funcional de la mucosa vaginal.

Publicaciones recientes han demostrado que es una opción terapéutica no hormonal efectiva, sencilla, bien tolerada y sin efectos adversos, para el tratamiento del síndrome genitourinario de la menopausia.

Así lo comprobó en 2016, el Grupo de Ginecología Estética y Funcional de la Asociación Española Estudio Menopausia (AEEM), tras revisar evidencia científica y proponer recomendaciones de uso.

No obstante, sí aclararon que son necesarios estudios a largo plazo, controlados, frente a placebo, estrógenos locales y otros tratamientos no hormonales, para validar la duración de los efectos y la seguridad de las sucesivas aplicaciones.

Como cualquier tratamiento láser, recomiendan de previo realizar una historia y exploración ginecológica completas, y formarse profesionalmente en los aspectos técnicos y prácticos del dispositivo y de la energía utilizada.

Fuente: Grupo de Ginecología Estética y Funcional de la Asociación Española Estudio Menopausia (AEEM). Artículo publicado en la Revista Oficial de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia

Comparte este artículo
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on telegram
Share on email
Bases Físicas del Láser
Descarga Gratuita

E-book Bases Físicas del Láser

Una guía completa para comprender la ciencia detrás de la herramienta y sus aplicaciones

¡Inscríbete!

RECIBE 10% DE DESCUENTO POR PRONTO PAGO

No pierdas la oportunidad de entrenarte junto a los mejores profesionales de la Ginecología Estética. Solamente son 10 participantes y  la oferta pronto pago finalizan en:

Días
Horas
Minutos

Esta página web utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación.