fbpx

Enterocele

Enterocele en mujeres

Enterocele

El enterocele es una afección médica que implica la prolapso o herniación del intestino delgado hacia la cavidad pélvica.

Ocurre cuando los tejidos y los músculos que sostienen el intestino delgado se debilitan o se dañan, permitiendo que una parte del intestino se desplace hacia el área pélvica.

El enterocele se considera un tipo de prolapso de órganos pélvicos (POP, por sus siglas en inglés).

Los síntomas más frecuentes son el abultamiento vaginal y las sensaciones de pesadez perineal, presión pelviana, prolapso y de falsa urgencia defecatoria.

Con frecuencia, puede coexistir con otras patologías benignas del suelo pélvico como prolapso rectal interno o rectocele.

Su auténtica prevalencia es desconocida pues no es fácil de detectar ni de distinguir del rectocele en la exploración física. El 20-37% de las pacientes con prolapso genital tienen enterocele.

Por defecografía aparece en el 10% de mujeres sanas voluntarias, y se ha descrito en el 20-33% de las pacientes con defecación obstruida.

Tipos de enterocele 

a) congénito: se trata de un saco de Douglas anormalmente profundo, pero sin abombar en el recto o la vagina, que mantiene su fijación normal.

b) por pulsión: se origina por el aumento crónico de la presión intrabdominal, llegando a producir la protusión o eversión de la pared rectal (invaginación rectal interna) o de la vagina (aunque con el compartimiento central en su sitio).

c) por tracción: es el más común y se produce al prolapsarse el útero, la cúpula vaginal (en pacientes histerectomizadas) o el recto, que “traccionarían” del peritoneo pélvico en su descenso, arrastrando su contenido.

d) iatrogénico o posquirúrgico, del compartimiento anterior, que al desplazar la vagina anteriormente se “abre” el fondo de saco de Douglas.

Por lo general, el prolapso del intestino delgado no necesita tratamiento si los síntomas no son notorios o molestos.

Tratamiento no quirúrgico del enterocele

Entre los abordajes no quirúrgicos destacan la observación con medidas de cuidado personal simples como los ejercicios de Kegel, evitar el estreñimiento y no levantar cosas pesadas.

Los pesarios o dispositivos de silicona, plástico o de goma introducidos en la vagina también pueden ayudar a sostener el tejido que protruye.

Tratamiento quirúrgico del enterocele

En casos de prolapso avanzado con síntomas molestos, la cirugía puede ser eficaz, ya sea vía vaginal o abdominal, con asistencia robótica o sin ella.

El tratamiento “obliterativo” es válido en enteroceles congénitos o por pulsión sintomáticos, aunque generalmente se asocian a (histero) colpopexias y mallas.

En enteroceles asociados a prolapso del compartimiento central, se recomienda la colposacropexia laparoscópica con malla y douglasectomía, que trata y corrige a la vez el compartimiento medio y posterior de la vagina.

El prolapso del intestino delgado, por lo general, no vuelve a aparecer. Sin embargo, puede haber otra lesión en el suelo pélvico con aumento de la presión pélvica, debido a estreñimiento, tos, obesidad o por levantar mucho peso.

También te pueda interesar:

Prolapso de los órganos pélvicos

HIFEM vs Electroestimulación. ¿Cuál podría ser el mejor en el tratamiento de incontinencia y los trastornos del suelo pélvico en mujeres paridas?

La eficacia de la tecnología de estimulación magnética en el tratamiento de la incontinencia urinaria

Referencias:

Felt-Bersma, R. J. F., Tiersma, E. S. M., & Cuesta, M. A. (2008). Rectal Prolapse, Rectal Intussusception, Rectocele, Solitary Rectal Ulcer Syndrome, and Enterocele. Gastroenterology Clinics of North America, 37(3), 645-668. https://doi.org/10.1016/j.gtc.2008.06.001

Hoyte, L. P. J. (2012). Prolapse Repair (cystocele, Rectocele, Enterocele) and the Da Vinci Robotic Surgical System: A Guide for Patients and Their Families.

Jindal, P., Malhotra, N., & Joshi, S. (2022). Aesthetic and Regenerative Gynecology. Springer Nature.

Lienemann, A., Anthuber, C., Baron, A. M., & Reiser, M. F. (2000). Diagnosing enteroceles using dynamic magnetic resonance imaging. Diseases of The Colon & Rectum, 43(2), 205-212. https://doi.org/10.1007/bf02236984

Preti, M., Vieira-Baptista, P., Digesu, G. A., Bretschneider, C., Damaser, M. S., Demirkesen, O., Heller, D. S., Mangir, N., Marchitelli, C., Mourad, S. A., Moyal-Barracco, M., Peremateu, S., Tailor, V., Tarcan, T., De, E., & Stockdale, C. K. (2019). The clinical role of LASER for vulvar and vaginal treatments in gynecology and female urology: An ICS/ISSVD best practice consensus document. Neurourology and Urodynamics, 38(3), 1009-1023. https://doi.org/10.1002/nau.23931

Symmonds, R. E., Williams, T. J., Lee, R. Y., & Webb, M. J. (1981). Posthysterectomy enterocele and vaginal vault prolapse. American Journal of Obstetrics and Gynecology, 140(8), 852-859. https://doi.org/10.1016/0002-9378(81)90074-0

Takahashi, T., Yamana, T., Sahara, R., & Iwadare, J. (2006). Enterocele. Diseases of The Colon & Rectum, 49(1), S75-S81. https://doi.org/10.1007/s10350-006-0683-2

¿Te pareció útil este artículo? ¡Compártelo!

Bases Físicas del Láser
Descarga Gratuita

E-book Bases Físicas del Láser

Una guía completa para comprender la ciencia detrás de la herramienta y sus aplicaciones

¡Inscríbete!

RECIBE 10% DE DESCUENTO POR PRONTO PAGO

No pierdas la oportunidad de entrenarte junto a los mejores profesionales de la Ginecología Estética. Solamente son 10 participantes y  la oferta pronto pago finalizan en:

Días
Horas
Minutos

Esta página web utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación.