¿Por qué formarte en el uso del láser ginecológico?

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on telegram
Share on email

Desde los años 1980 el láser ha sido una herramienta importante para los ginecólogos, ya que comenzó a utilizarse en procedimientos de laparoscopia y principalmente en la realización de cono–biopsia en las patologías de cuello uterino –esto sobre todo con el uso de láser CO2–.

El motivo por el cual disminuyó su utilización en esta área fue debido a las pocas empresas que existían en esa época, además de los costoso que era para el momento.  Además, para los médicos la curva de aprendizaje era mayor que con el equipo de electrocirugía y de esa forma se fue haciendo a un lado, sin desaparecer completamente.

Sin embargo, en el año 2000 el Dr. David Matlock (Médico Uroginecólogo de Los Ángeles), ofreció una mejora tanto en la parte funcional como en la parte estética del área vaginal utilizando el láser diodo, y es en ese momento cuando reaparece el láser ginecológico con fuerza y nace a su vez la ginecología estética.

Láser Ginecológico

El láser ginecológico juega hoy en día un papel de gran importancia debido a los resultados obtenidos tanto en las patologías a tratar, como en la respuesta de la paciente en su intra y postoperatorio, cosa que no es menos importante si observamos que refieren un post-tratamiento más tranquilo y sin dolor, con una recuperación en menor tiempo que con herramientas convencionales y una excelente cicatrización e incorporación mucho antes a sus actividades. Además de las ventajas que ofrece al médico durante sus procedimientos.  

Adicionalmente, con el advenimiento de la ginecología estética, puedes ampliar un abanico de alternativas para tus pacientes: tratamientos en patologías del tracto genital inferior y procedimientos en consultorio para patologías comunes y que afectan la calidad de vida de nuestras mujeres –como Incontinencia urinaria de esfuerzo leve, sequedad vaginal e hiperlaxitud vaginal– que en otros tiempos no solían presentar mayor importancia.

También te puede interesar: Tres patologías de alta consulta que pueden tratarse efectivamente con láser

Beneficios de formarte en láser ginecológico

Formarte en el uso del láser ginecológico significa ofrecerle a tus pacientes posibles alternativas de tratamientos a patologías que en ocasiones eran manifestadas por ellas y no eran escuchadas, bien sea porque no se le daba la importancia que merecía o porque simplemente en los hospitales y postgrados no se enseña a ver en detalle la importancia de cada parte del área genital para la mujer.

Esto suponía para la mujer que, a través del tiempo y por ciertos factores, sufre cambios que pueden generar disminución de la autoestima, poco disfrute de sus relaciones sexuales e incluso llegar a apartarse de su pareja y vida social. El láser ginecológico surge entonces como una alternativa para tratar la salud integral de la mujer.

Algunos tratamientos que puedes realizar con láser ginecológico

El uso del láser en la ginecología se ha extendido gracias a los excelentes resultados que se obtienen y a las múltiples opciones de tratamiento que estos equipos nos ofrecen.


Si quieres especializarte en el uso del láser ginecológico y en tratamientos de PTGI y ginecología estética láser, puedes inscribirte en nuestra próxima edición del Curso Internacional de Láser en Patologías de Tracto Genital Inferior y Ginecología Estética – Funcional 

Comparte este artículo
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on telegram
Share on email
Bases Físicas del Láser
Descarga Gratuita

E-book Bases Físicas del Láser

Una guía completa para comprender la ciencia detrás de la herramienta y sus aplicaciones

¡Inscríbete!

RECIBE 10% DE DESCUENTO POR PRONTO PAGO

No pierdas la oportunidad de entrenarte junto a los mejores profesionales de la Ginecología Estética. Solamente son 10 participantes y  la oferta pronto pago finalizan en:

Días
Horas
Minutos

Esta página web utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación.