Prolapso de los órganos pélvicos

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on telegram
Share on email

Los músculos, ligamentos y tejidos de la pelvis funcionan como una hamaca que da soporte a los órganos pélvicos.

Con el paso del tiempo es normal que se dañen o debiliten, haciendo que uno o más órganos caigan, ejerciendo presión dentro o fuera de la vagina.

Cuando eso sucede estamos frente a lo que se denomina prolapso o descenso de los órganos pélvicos.

Puede afectar a la vejiga, el útero, el cuello uterino, la vagina y el recto, que forma parte del intestino.

Es una patología incluida dentro de la categoría de trastornos del suelo pélvico y aproximadamente 1 de cada 11 mujeres necesita cirugía para corregirla.

Factores de riesgo:

El prolapso de órganos pélvicos suele ser consecuencia de una combinación de factores.

  •  Partos vaginales
  • Obesidad
  • Lesiones en la zona a causa de histerectomía (extirpación del útero) u otro procedimiento quirúrgico
  • Envejecimiento
  • Actividades que aumentan la presión sobre el abdomen (estreñimiento y levantamiento de objetos pesados).

Tipos de prolapso

Prolapso anterior o cistocele: La vejiga se desliza hacia abajo más de lo normal, sobresaliendo de la vagina. Oscila entre grado uno y tres, según nivel de gravedad o descenso de la vejiga.

Prolapso Anterior

 Prolapso uterino: El útero se desliza hacia la vagina o sobresale de ella. Como consecuencia, la vagina también se desliza hacia abajo y puede dar vuelta. Puede afectar a cualquier mujer, aunque es más común en las pacientes posmenopáusicas que han tenido más de un parto vaginal.

Prolapso Uterino

Prolapso vaginal posterior o rectocele: Ocurre cuando se debilita la pared de tejido fibroso que separa el recto de la vagina, ocasionando que el recto sobresalga en la vagina. A un grado leve es posible que no cause síntomas y pase completamente desapercibido para la paciente.

Prolapso vaginal posterior

Prolapso de la cúpula vaginal: Afecta la parte alta de la vagina, haciendo que pierda su soporte y caiga o sobresalga de la cavidad vaginal. Muy común en las mujeres que han tenido una histerectomía.

Prolapso de cúpula vaginal

 Síntomas y tratamiento

 A menudo se presenta más de un tipo de prolapso. Entre sus principales síntomas se encuentran sensación de pesadez, plenitud o presión en la zona de la vagina, presencia de tejido que sobresale de la vagina, incontinencia urinaria y sensación de estar sentada sobre una pelota pequeña.

También puede estar asociado a dolor al mantener relaciones sexuales.

El tratamiento estará en función de los síntomas de la mujer. Si no existen o son muy leves, puede que no se requiera. Si son moderados y causan molestia, se recomienda ejercicios del suelo pélvico (ejercicios de Kegel) o un pesario.  La cirugía está reservada para los casos más graves y puede ser vía vaginal o abdominal.

Ante la aparición de algún síntoma, se recomienda la visita a un especialista para valorar el tipo de prolapso y su tratamiento, así como dar el respectivo seguimiento. 

Comparte este artículo
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on telegram
Share on email

¡Inscríbete!

RECIBE 10% DE DESCUENTO POR PRONTO PAGO

No pierdas la oportunidad de entrenarte junto a los mejores profesionales de la Ginecología Estética. Solamente son 10 participantes y  la oferta pronto pago finalizan en:

Días
Horas
Minutos

Esta página web utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación.