Tratamiento láser en la incontinencia urinaria

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on telegram
Share on email

La incontinencia urinaria (IU) o pérdida involuntaria de orina, es un problema del que pocas mujeres hablan, a pesar de sus efectos en el estado anímico, autonomía y vida sexual.

Se estima que una de cada tres mujeres lo padecerá en algún momento, con el agravante de que tan solo dos de cada 10 consultan con un médico.

El síntoma más frecuente es una filtración o fuga de orina leve, aunque también puede llegar a ser abundante e incontrolable.

Tipos y causas de la Incontinencia Urinaria

Existen tres tipos fundamentales de incontinencia urinaria: de esfuerzo, que se origina cuando se realiza alguna actividad que demande esfuerzo físico (toser, reír, saltar…); la de urgencia, asociada a un deseo repentino e incontrolable, y por rebosamiento, que ocurre cuando la vejiga no se vacía del todo y se produce un goteo posmiccional. Cuando se unen más de dos tipos, se denomina incontinencia urinaria mixta.

La IU puede aparecer como consecuencia de embarazos y partos, menopausia y atrofia genital, obesidad y sobrepeso o predisposición genética.

También te puede interesar: El láser fraccionado de CO2 como tratamiento del SGM

Tratamiento Láser de la IU

En la actualidad existe una solución indolora, rápida y eficaz: el tratamiento láser.

Funciona con tecnología térmica sobre el tejido vaginal estimulando la remodelación del colágeno,  la neovascularización y mejora del trofismo del epitelio. Así se consigue una contracción y tensado del tejido de la mucosa vaginal, lo que aporta mayor apoyo en la vejiga y la recuperación de la función normal de continencia.

De acuerdo con la literatura médica, 120 días después del tratamiento, el 94% de las pacientes reportan una mejoría en todos los parámetros evaluados.

Se encuentra indicado para los casos de incontinencia urinaria de esfuerzo leve o moderada y en aquellos casos de incontinencia de urgencia en la que esté implicada la atrofia genitourinaria.

También te puede interesar: Tres patologías de alta consulta que pueden tratarse efectivamente con láser

Se realiza en consultorio y consta de tres sesiones, con un intervalo de cuatro a seis semanas. Cada sesión tarda 15-20 minutos y la mujer puede retomar inmediatamente sus actividades cotidianas.

En términos generales, los resultados pueden durar hasta un año y medio e ir disminuyendo con el tiempo. La ventaja es que el procedimiento puede repetirse las veces que sea necesario.

Comparte este artículo
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on telegram
Share on email
Bases Físicas del Láser
Descarga Gratuita

E-book Bases Físicas del Láser

Una guía completa para comprender la ciencia detrás de la herramienta y sus aplicaciones

¡Inscríbete!

RECIBE 10% DE DESCUENTO POR PRONTO PAGO

No pierdas la oportunidad de entrenarte junto a los mejores profesionales de la Ginecología Estética. Solamente son 10 participantes y  la oferta pronto pago finalizan en:

Días
Horas
Minutos

Esta página web utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación.